Saltar al contenido
Ratas y roedores

Jutía, el roedor endémico de Cuba

La jutía es un mamífero de la orden Rodentia, perteneciente a la familia Echimyidae y científicamente su especie se nombra Capromyinae. Los capromíidos se conocen comúnmente como jutías . Estos roedores son autóctonos de Cuba, aunque se distribuyó a otras islas como Jamaica y Bahamas, además de algunas otras islas en Antillas menores. En total las jutías conforman una familia de al menos 20 especies, en su mayoría extintas o en peligro de extinción. 

fotos de jutias
Diferentes tipos de jutías

Cabe resaltar, que la jutía conga y la carabalí no son especies que puedan vivir juntas. Son territoriales y pueden pelear entre si hasta la muerte. Varios criadores de la isla de Cuba han intentado hacer que ejemplares de ambas especies convivan y los resultados no han sido para nada positivos. De las especies de jutías presentes en la actualidad, las especias más conocidas son:  

Jutía conga (Capromys pilorides )

Esta es una especie de jutía grande y corpulenta. Es la más conocida y común en la región occidental, en el oriente y en los cayos al norte de la isla. Es una especie más dócil y puede tenerse como animal de compañía, no rehúye tanto del humano. Existen criaderos de esta especie y en tenida en libertad en casas de campo como mascota.

Jutía Conga

Jutía carabalí (Capromys prehensilis )

Esta jutía es la segunda especie más popular luego de la conga. Es un ejemplar más esbelto, menos corpulento y tiene una cola más larga. La jutía carabalí es más agresiva y difícil de dominar. En cautiverio entristece, negándose a comer hasta morir.

En Cuba se le conoce también como jutía mona, porque al tener su cola más larga cuelga de los arboles sosteniéndose de la cola.

Esta especie es más común del occidente y centro. Habita en regiones con mayor vegetación y arboledas, siendo una especie arvícola. La jutía carabalí fue descrita más tempano por Poepping en 1824.

Jutía carabalí
Jutía carabalí. Tomado del Libro Mamíferos de Cuba de Luis Sánchez Varona Calvo

Jutía Andaraz (Capromys melanurus )

Esta jutía es de color más oscuro, con una cola que puede ser negra. Su col es muy delicada, llegando a partirse o deprenderse completamente si se le agarra de ella. Es una especie salvaje y muy huidiza al contacto con los humanos. Habita en áreas boscosas, de arboledas tupidas o densas. Principalmente se encuentra en las regiones orientales de Cuba.

Jutía Andaraz
Jutía Andaraz. Tomado del Libro Mamíferos de Cuba de Luis Sánchez Varona Calvo

Jutía Enana (Capromys nanus )

La jutía enana tiene un tamaño reducido, su aspecto es muy parecido a una rata grande. Su cola es larga y presenta un pelo en color crema y tonalidades amarillas, en general su color es claro.  

Esta especie esta prácticamente al borde de la extinción, su hábitat es reducido. La jutía enana es oriunda de lugares pantanosos como la Ciénaga de Zapata en la provincia de Matanzas en la isla de Cuba. Allí los conservacionistas cuidan de una población de jutías enanas en la propia reserva natural dentro de los islotes del pantano.

la jutia enana

Jutía Rata (Capromys auritus )

La jutía rata tiene mayor tamaño que la jutía enana, pero no difiere mucho. Esta especie puede llegar a medir 280 mm de longitud. Este nombre común “Jutía Rata” fue dado por los cubanos que viven en la zona de los manglares debido al aspecto que tiene la especie. Este roedor anida entre los mangles, puede encontrarse en los cayos al norte, especialmente en Cayo Fragoso en Cuba.

Esta especie tiene un periodo de gestación largo para ser un roedor, tarda aproximadamente 4 meses y construye sus nidos en los manglares. Su alimentación está centrada en cortezas de mangle rojo. Consume tan poca agua dulce que pude vivir sin problemas en estos lugares que carecen de agua dulce. Las condiciones ecológicas del lugar permiten la supervivencia de esta especie, haciendo que su población no pueda proliferar en otros hábitats.

Jutía Rata. Tomado del Libro Mamíferos de Cuba de Luis Sánchez Varona Calvo

Jutía de Tierra (Capromys sanfelipensis )

Esta especie de jutía se descubrió en 1970 por Luis Varona. Es una jutía rara con un hábitat reducido y prácticamente se encuentra en el Cayo Juan García en el archipiélago de San Felipe al oeste de la Isla de la Juventud. Tiene un parecido grande con la jutía rata, pero esta especie es más oscura.

Jutía Rata. Tomado del Libro Mamíferos de Cuba de Luis Sánchez Varona Calvo

Jutía conguina o de Cabrera (Capromys Angelcabrerai)

La especie angelcabrerai es similar a la jutía enana. Es endémica de lugares con manglares costeros, sobre todo en la costa sur de la región central de Cuba, además de encontrarse en algunos cayos e islotes del Golfo de Ana María. Esta jutía puede compartir territorio con la jutía conga de forma pacífica.

Jutía conguina o de Cabrera
Jutía Rata. Tomado del Libro Mamíferos de Cuba de Luis Sánchez Varona Calvo

La jutía, especie en peligro de extinción

Las jutías han llegado a ser especies protegidas debido a la caza furtiva e indiscriminada que se le ha dado al roedor. Existe una Reserva de la Biosfera en Cuchillas del Toa , la cual es una de las áreas protegidas más importantes de la isla y donde habita una gran población de jutías en situación de protección medioambiental.

Los depredadores naturales de las jutías son: el gavilán de monte, la mangosta, la rata negra, la lechuza, el majá de Santa María, perros y gatos jíbaros. Por encima de la capacidad de estos depredadores está el hombre, quien es el causante de que las jutías estén en peligro de extinción actualmente.

De la jutía, en Cuba se consume todo, principalmente la carne es considerada un manjar especial y apreciada, al que le atribuyen poderes afrodisíacos.

En los cultos de la religión Yoruba de Cuba, la jutía es un animal fundamental y se usa en las ceremonias al oricha Eleggua. Es sacrificada a esa deidad afrocubana para cumplir promesas o solicitar los favores del oricha. Con los restos (piel, pelo, huesos, carne) cocinada de la jutía se prepara un polvo que se usa como ingrediente básico en las ceremonias religiosas. Se conoce como jutía ahumada y en el argot yoruba, es uno de los polvos que aportan “ashe” (bendiciones).

En la región oriental de Cuba, habitantes de la comunidad de Sagua-Baracoa utilizan la jutía como alimento. Usando la carne como proteína, la grasa para tratar la otitis, sordera y el asma bronquial, los intestinos secos se usan en la confección de instrumentos musicales rústicos.

Características y temperamento

Este roedor en su mayoría es de color marrón, aunque varían las tonalidades, hay ejemplares pardos y con tonalidades blancas. Tiene una cola fuerte que hace posible cuelguen de los árboles. Sus incisivos como todos los roedores, crecen sin parar y necesitan ser desgastados para que no les ocasionen problemas digestivos. Sus patas tienen cuatro dedos bien desarrollados.

Según la especie de jutía, tendrá preferencias por los árboles, los manglares o la tierra. Tienen hábitos nocturnos y son animales sociales que suelen andar en parejas. Les gusta mucho sentarse sobre la cola y las patas traseras, algo que hacen para alimentarse y libren las patas delanteras para usarlas como si fuesen manos.

Alimentación y reproducción

El periodo de gestación varia con la especie, por lo general la gestación dura 125 días o 4 meses aproximadamente y dan a luz hasta cuatro crías. Las crías son alimentadas con leche de las mamas que tienen las madres.

La alimentación de la jutía varía según el hábitat, si está en libertad o en cautiverio. En cuba los criadores ofrecen varios alimentos:

  • Frutas: plátano, guayaba, mamey, mango, aguacate, pomarrosa, fruta bomba, ciruelas, naranjas y melón.
  • Viandas: boniato, calabaza y yuca
  • Hojas y cortezas: guácimas, piñón y aroma
  • Palmiche
  • Granos: maíz, millo y girasol
  • Pan y galletas de harina
  • Pienso industrial para conejos

Son roedores fitófagos o herbívoros, por lo que se alimentan en estado silvestre de vegetales, frutas silvestres, cortezas de los árboles, raíces y hojas, tubérculos, brotes tiernos de arbustos. Por lo general consumen poca cantidad de agua, aunque hay especies que casi no consumen ninguna. Hay especies con hábitos alimenticios carroñeros, comiendo cadáveres de forma oportunista de pájaros, ratas, ratones y cualquier cuerpo de otro animal que encuentren.

Criadores de jutía en Cuba

En la isla de Cuba hay varios criadores de jutías , naturalistas que protegen la especie de la extinción y la caza furtiva. Diversos son los ejemplos entre los que resaltan:

El campesino de Sancti Spíritus, Pedro Arturo Méndez. Este criador ha llegado a tener hasta 100 ejemplares en sus tierras en Taguasco, Sancti Spíritus. En libertad sueltas en su patio, tiene 40 ejemplares de la especie jutía conga y carabalí. Habitualmente Pedro rescata ejemplares en peligro, crías abandonadas y las cuida para luego liberarlas en reservas naturales o lugares protegidos para que estén a salvo de los cazadores.

Han sido numerosas las crías de sus jutías que han nacido en su casa. Cuenta Pedro que sus jutías paren hasta dos veces por año, logrando salvar la mayoría de sus crías. El trabajo es arduo y muchas veces le sorprende la madrugada antes de dormir.

Este “jutiero” como le llaman, conoce diversos secretos que ha aprendido con los años y la práctica. Uno de los más inusuales es que logra distinguir la jutía macho por la mancha que queda en el piso al secarse su orine. Lamentablemente, el criador solo ha logrado algo de apoyo en instituciones como la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre. El otro caso popular es el de Sandalio Ramírez del Toro, en el municipio Ciénaga de Zapata, Matanzas. Este criador es uno de los mayores en la isla de Cuba, decir de los más conocidos. Su colonia cuenta con más de 150 jutías, nacidas y criadas en cautiverio. Su casa es visitada con frecuencia por viajeros y turistas que disfrutan al ver este paraíso donde el animal más perseguido y característico de la fauna cubana, vive sin peligro.

Resumen
Jutía, el roedor endémico de Cuba
Nombre del artículo
Jutía, el roedor endémico de Cuba
Descripción
La jutía es un mamífero de la orden Rodentia, perteneciente a la familia Echimyidae y científicamente su especie se nombra Capromyinae. Los capromíidos se conocen comúnmente como jutías . Estos roedores son autóctonos de Cuba.
Autor
Publisher Name
Ratas y roedores
Publisher Logo